Domingo 8 de Mayo 2022
CIENCIA Y SALUD

Neurociencia: El olvido podría mejorar nuestra toma de decisiones

Una nueva teoría científica sugiere que el olvido es en realidad una forma de aprendizaje, y que a lo largo de la vida podría resultar beneficioso

Escrito en ESPECTÁCULOS el

Según un estudio científico publicado en los primeros días de este año, el olvido sería una característica funcional de nuestro cerebro que nos permite interactuar con el entorno dinámicamente.

Para los científicos Paul Frankland  y Tomás Ryan "los recuerdos se almacenan en conjuntos de neuronas (o células de engramas) por lo cual el recuerdo exitoso implica la reactivación de estos conjuntos. Siendo así la consideración lógica es que el olvido ocurre cuando las células del engrama no pueden reactivarse y pasan de un estado accesible (donde pueden reactivarse mediante señales de naturales de recuerdo) a un estado inaccesible (donde no pueden)". 

Paul W. Frankland (Fuente: University of Toronto)

Para representar más gráficamente la explicación de los científicos, pensemos en nuestro cerebro como una gran bóveda donde existen muchísimos compartimentos en los que almacenamos cosas. El olvido, representaría que nosotros hemos perdido la llave de algunos de esos compartimentos y por ende ya no podremos acceder a él.

Tomas J Ryan. (Fuente: Trinity College Dublin)

Ahora bien, respecto de las condiciones del olvido, los autores de esta nueva teoría sugieren que en una gran cantidad de casos, "las tasas de olvido están moduladas por las condiciones ambientales y, por lo tanto, proponemos que el olvido es una forma de neuroplasticidad que altera la accesibilidad de las células del engrama de una manera que es sensible a los desajustes entre las expectativas y el entorno". 

Olvidar. (Fuente: Pinterest)

Los científicos, también destacaron su informe "Forgetting as a form of adaptive engram cell plasticity", que el 'olvido natural' podría ser reversible bajo ciertas circunstancias salvo, en aquellas enfermedades como el Alzheimer, donde estos mecanismos quedan corruptos y derivaría en una "pérdida patológica de la memoria".

Olvidarnos algunas cosas podría conducirnos a tomar mejores decisiones

Por otra parte, los científicos observan que en determinadas circunstancias, olvidar algunos recuerdos podría llegar a ser beneficioso para nosotros, dado que nos permitiría manejar a un comportamiento más flexible, obteniendo así una mejor capacidad para tomar decisiones.

Esto es así debido a que si los recuerdos se obtuvieron en circunstancias que hoy dejaron de ser importantes para el medio en el cual nos desenvolvemos habitualmente, olvidarlos podría ser un cambio positivo que mejore nuestro bienestar.